Un aspecto fundamental en la elección del equipo de aire acondicionado es la potencia, que está relacionada con los metros a refrigerar y con el consumo energético. Un espacio pequeño necesita un aparato menos potente que uno grande y, a mayor potencia, mayor consumo. Por consiguiente, cuanto más preciso sea el cálculo de la potencia necesaria, más fácil resultará encontrar el equipo que mejor se adapta a nuestras necesidades de climatización.

 

Cómo calcular las frigorías

La frigoría es la unidad de energía que se utiliza en la medición de los sistemas de refrigeración y es equivalente a una kilocaloría negativa.

El cálculo de las frigorías necesarias para un equipo de aire acondicionado depende de diversos y diferentes factores como las dimensiones de la estancia, la altura de esta, la orientación, las horas de sol y de sombra, los materiales, las superficies acristaladas, etc.

Como medida general, en una vivienda se utiliza el cálculo de 125 frigorías por metro cuadrado. Siguiendo esta norma, para una estancia de 25 metros cuadrados se requieren aproximadamente 3.125 frigorías. 

También se pueden calcular las frigorías multiplicando los metros cúbicos de la estancia por 50. Para saber cuántos metros cúbicos tiene un espacio hay que multiplicar los metros cuadrados por la altura de este. A modo de ejemplo, en una estancia de 25 metros cuadrados por una altura de 2,5 metros cuadrados resulta una estancia de 62,5 metros cúbicos. Siguiendo esta regla, podemos conocer las frigorías necesarias para la habitación así: 62,5 metros cúbicos X 50 = 3.125 frigorías

Si en lugar de una vivienda se quiere refrigerar otro tipo de espacio, como norma general, cuántas más fuentes de luz, más equipos que desprendan calor o más personas haya en ese espacio, mayores serán las necesidades de refrigeración y más frigorías se necesitarán.

A diferencia de las 125 frigorías por metro cuadrado de una vivienda, en una oficina serían 150, en un bar 200, en un restaurante 250 y en una sala de eventos 300, siempre hablando de cálculos orientativos.

Para finalizar el cálculo, hay que conocer cómo se realiza la conversión de watios a frigorías para poder valorar la potencia del aparato. En este caso se multiplican los watios de potencia del equipo por 0,86. Si el aparato de aire acondicionado tiene 3.700 watios/hora, equivaldría a 3.182 frigorías/hora.

Confiamos en que os haya quedado todo claro y en que a partir de ahora podáis realizar una inversión eficiente a la hora de adquirir un sistema de climatización para el hogar o para un negocio. ¡Hasta la próxima!

¿Te ha gustado nuestro post? ¡Compártelo en las redes sociales!

Pin It on Pinterest